Las abuelas, los cumpleaños y las ocasiones especiales.

03.10.2016

 Tratar de alimentar sano a los niños hoy día se hace muy difícil, es como una montaña de nunca acabar. A cada rato escucho “pero sin son niños” o “ayyy, pero si es una vez al año, déjalos”, pero me parece que las cosas no son tan así.

Las excepciones son todo el rato, cada cumpleaños, cada evento familiar, cada evento escolar, cada visita, cada parada en la bomba de bencina, cada ida al supermercado, cada premio para que coman solos, se vistan solos o se porten bien en el colegio. Todo lo premiamos con dulces, todo lo demostramos con preparaciones repletas de azúcar, colorantes y mantequilla. No me quiero poner tan grave, pero basta. Como mamás tenemos que hacernos cargo de lo que comen nuestros hijos, simplemente por su salud, porque somos lo que comemos (y digerimos), porque nuestro buen desarrollo, nuestros estados de ánimo y muchas de nuestras relaciones, están directamente relacionados con lo que nos metemos a la boca. No se trata de tener niños flacos, tomando coca-cola light y comiendo quesillo sin sal. Se trata de darles lo que su cuerpo necesita para funcionar óptimamente, para que sus células puedan vivir, para que las enfermedades no puedan vivir por mucho rato en sus cuerpos, para alejarlos de tanto virus que da vuelta, o que si se los pegan, rápidamente los superen. Y se puede, les prometo que se puede, está en que nosotros queramos.

 Ya… no quiero ser tan bruja, pero las abuelas tienen que ayudarnos en esto. Ser abuela hoy es muy distinto a lo que era antiguamente, cuando veían menos a los niños y se daban el lujo de malcriarlos. Las abuelas de ahora están mucho más, son más choras, más activas, participan en más decisiones, pasan más tiempo con ellos, así que eso de los premios y el malcriarlos yo creo que está un poco pasado de moda, ahora pueden ayudarnos a las mamás a educar, y que cosa más linda que entregarles herramientas a sus nietos para una vida más enérgica y saludable. En vez de llevarlos al mall o a comprar pasteles, aprovechen de que vayan a la plaza, el parque, hacer picnics al aire libre, o hacer actividades manuales con ellos (hay tanta variedad de materiales hoy en día hasta en los supermercados).

Los cumpleaños son ocasiones difíciles, pero si los niños llevan una alimentación más sana en la casa y los papás predican con el ejemplo (clave!!!!!) mas que con sermones eternos, de a poco los niños empezarán a escoger lo más sano dentro de las opciones que hay. Y si el cumpleaños es en nuestra casa, aprovechemos que sea una instancia para pasarlo bien y no para que los niños salgan estresados de tanta azúcar y colorantes. Hay muchas opciones, es cosa de meterse a Internet y preparar las cosas con un poco de anticipación.  Yo ya he ido a varios cumpleaños con opciones más sanas y donde las bebidas quedan fuera. Todos sabemos lo mal que hacen, no podemos hacernos los tontos con nuestros niños, porque cuando hacemos eso lo hacemos por comodidad, para que nos dejen tranquilas o para que no sean distintos. Marquemos la diferencia, seamos distintos en cosas que valen la pena, permitamos que nuestros niños sean diferentes cuando creamos que tenemos razón , cuando sepamos que es un bien para ellos, un bien que se va a ir expandiendo a sus compañeros y cercanos (lo digo por mi experiencia).

Involúcrense en la alimentación de sus niños, es clave para su futuro, hoy les estamos dando las bases para su vida y para sus propias familias… Que regalo más lindo. Hagámonos cargo y tendremos niños más sanos y felices.

 

 

 

 

Please reload

Entradas recientes

August 6, 2019

January 20, 2019

January 11, 2019

October 15, 2018

October 7, 2018

September 30, 2018

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags